Los primeros disparos comenzaron pasadas las 10 de la noche. Tras momentos de incertidumbre, cuando algunos confundieron los sonidos de las ráfagas con la pirotecnia propia del festival, el público comenzó a correr y el show se detuvo. Los disparos provenían del piso 32 del hotel Mandala Bay, ubicado a unos 350 metros de distancia de su blanco.

Stephen Paddock, un jubilado de 64 años, se había atrincherado en una habitación con 10 armas a disposición. Según trascendió, eran rifles de asalto de uso militar.

Para realizar su crimen debió romper la ventana, ya que habitualmente no pueden ser abiertas a tal altura por una cuestión de seguridad.

Dejar respuesta