(Archivo)

Amazon.com está explorando ciudades norteamericanas para construir una segunda base de la compañía, donde planea contratar a más de 50,000 empleados a tiempo completo, tal y como anunció el gigante tecnológico recientemente.

La compañía, con sede en Seattle, afirma que planea invertir USD 5 mil millones en la construcción y en las operaciones de la nueva ubicación, que se llamará Amazon HQ2.

“Esperamos que HQ2 sea igual que nuestra sede de Seattle”, señaló Jeff Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon. “Amazon HQ2 traerá miles de millones de dólares en inversiones iniciales e ininterrumpidas, y decenas de miles de empleos bien remunerados. Estamos emocionados de encontrar un segundo hogar“, agregó al respecto (Bezos también es dueño de The Washington Post).

Amazon busca propuestas procedentes de líderes de gobiernos locales, condales y estatales y asegura que se está enfocando en áreas metropolitanas con más de 1 millón de personas. También está buscando áreas que puedan atraer y retener a trabajadores técnicos y “un ambiente estable y favorable en las empresas“. La compañía planea tomar una decisión el próximo año.

(Archivo)

Estas informaciones han desatado una ola de especulaciones sobre dónde el mayor minorista en línea del mundo podría establecer sus instalaciones. Pero los expertos recalcan que la decisión de la compañía es probable que tenga razones políticas, así como también de logística e incentivos fiscales. Bezos siempre se ha opuesto públicamente a las prohibiciones en materia de inmigración por parte del gobierno de Trump, y hace poco su nombre estaba entre los cientos de líderes tecnológicos que instaron al presidente a reconsiderar su postura sobre el fin del programa de los dreamers.

“El hecho de que Amazon esté considerando Canadá y México demuestra lo importante que es la política en el proceso de selección de lugares. Esta es una búsqueda de alto perfil y Amazon tiene una gran cantidad de recursos para influir en la legislación estatal y federal“, apuntó John Boyd, consultor de localización en Princeton (New Jersey), que entre sus clientes tiene a Boeing, Chevron o JPMorgan Chase.

Toronto, donde es más fácil contratar a trabajadores extranjeros que en Estados Unidos, podría ser una de las principales opciones para la nueva sede de Amazon, según Boyd. Otras áreas que podrían ser buenas opciones son New Jersey, el sur de la Florida, el norte de Virginia o Atlanta.

(Archivo)

“Este es el proyecto de sede más codiciado en el país y Amazon lo usará como una forma para crecer mucho más rápido. Nuevas inversiones en infraestructuras, programas de capacitación laboral, incentivos fiscales… todo eso ayudará al crecimiento de Amazon”, remarcó Boyd.

De acuerdo a Amazon, la ubicación no necesita estar en un lugar urbano, en el centro de la ciudad o en un sitio preparado para el desarrollo. Sin embargo, el lugar debe estar a unos 4 kilómetros de una carretera principal y tener acceso al transporte público. También debe estar cerca de una universidad superior y a 45 minutos de un aeropuerto internacional (Los vuelos directos a Seattle, Nueva York, San Francisco y Washington también son un plus). Amazon dijo que dará prioridad a los edificios ya existentes con más de 45,000 metros cuadrados y aquellos lugares no desarrollados que ocupan una extensión de 40 hectáreas.

Queremos alentar a los estados y a las comunidades a pensar creativamente en opciones de bienes raíces viables, sin afectar negativamente nuestro proyecto empresarial“, afirmó la compañía.

Jess Bezos, creador de Amazon y dueño de The Washington Post (Archivo)

Hasta la fecha, Amazon ha recibido más de USD 1,000 millones en subsidios estatales y locales, ya que han construido almacenes en todo el país, incluyendo más de USD 85 millones en lo que va de año, según Good Jobs First, un grupo de vigilancia que rastrea los subsidios gubernamentales a las empresas.

“Esta es una empresa experta en obtener exenciones fiscales. En la mayoría de las empresas, el 99.9 por ciento hacen todo lo posible para mantener su búsqueda en secreto, por lo que este es un episodio muy inusual y sumamente público“, declaró Greg LeRoy, director ejecutivo de ese grupo de vigilancia.

El anuncio se produce semanas después de que Amazon completara la adquisición de Whole Foods por USD 13.7 mil millones, lo que llevó a algunos legisladores a plantear preocupaciones sobre el crecimiento de la compañía.

Algunos dicen que la apertura de una nueva sede podría ayudar al gigante de la tecnología a ganar la confianza de legisladores locales.



Source link

Dejar respuesta