Soldados turcos cruzaron este domingo la frontera siria en la región de Afrin, controlada por los kurdos, en el segundo día de una gran ofensiva contra las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en kurdo), una milicia considerada como “terrorista” por Turquía, afirmó el primer ministro turco Binali Yildirim.

Los militares entraron en territorio sirio a las 11:05 (08:05 GMT) en la región de Afrin, controlada por los kurdos, desde Gülbaba, una ciudad turca fronteriza con Siria, de acuerdo a la agencia turca Dogan.

No se anunció el número de tropas involucradas en la operación “Rama de Olivo”, pero la agencia estatal Anadolu indicó que junto a los soldados de Ankara participaban miembros del Ejército Libre Sirio (FSA, en inglés), milicia siria aliada a Turquía.

Tanques Leopard 2 del ejército turco en la frontera, poco antes de iniciar las operaciones (Reuters)

Sin embargo la oficina de información de las Fuerzas de la Siria Democrática (FSD), coalición de milicias liderada por las YPG, negó que esta operación haya tenido éxito y señaló que la invasión habría sido repelida.

“Hay intentos por parte del Ejército turco de penetrar en Afrin desde Yindiris, pero las FSD han frenado el ataque, aunque siguen los combates. No ha habido ningún avance de las fuerzas turcas“, indicó el portavoz Mustafa Bali a la agencia EFE.

La crisis comenzó el sábado, cuando el ejército turco abrió fuego de artillería y realizó bombardeos aéreos contra posiciones del YPG en Afrin.

Milicias del Ejército Libre Sirio, aliadas de Turquía, en un puesto fronterizo (AFP)

Tiempo después el presidente Recep Tayyip Erdogan anunció una “operación terrestre” contra las YPG en Afrin que seguiría luego sobre la ciudad de Manbij, movimientos que finalmente fueron confirmados este domingo con el cruce de frontera de tanques y tropas turcas.

Por su parte Yildirim aseguró el domingo que la operación busca crear una zona de seguridad de 30 kilómetros de profundidad en territorio sirio. “Nuestra lucha se dirige al mismo tiempo contra el Estado Islámico (ISIS, en inglés) en Afrin”, afirmó el ministro.

Ankara considera a las YPG como una filial siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistan (PKK), grupo rebelde que opera en Turquía desde hace décadas y que es considerado terrorista por el gobierno y varios de sus aliados.

Por otro lado las milicias kurdas acusan al FSA, aliado de Ankara, de incluir unidades del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

Las YPG han sido también un aliado importante de Estados Unidos en la lucha contra el ISIS en el país. De hecho estuvieron en la vanguardia del asedio y liberación de Raqqa, capital “de facto” del grupo terrorista en Siria.

Tropas kurdas del YPG (Reuters)

La confrontación llega en momentos de fuertes tensiones entre Turquía y sus aliados en la OTAN, especialmente la Unión Europea y Estados Unidos, debido en parte a la diferencia de criterios con respecto al desarrollo de la Guerra Civil Siria, que asola al país desde el 2011.

No es, sin embargo, la primera operación terrestre de Turquía en Siria. Desde agosto de 2016 Ankara controla un extenso territorio al norte del país tras haber ingresado en la operación “Escudo del Éufrates”, junto a sus aliados del FSA, para atacar posiciones del ISIS y el YPG.

Con información de AFP y EFE

LEA MÁS:

Los talibanes se atribuyeron el violento asalto al hotel Intercontinental de Kabul

Recep Tayyip Erdogan anunció que Turquía “comenzó de facto una operación terrestre” en Siria

Turquía atacó posiciones de la Fuerzas de Siria Democrática, la alianza liderada por las milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos



Source link

Dejar respuesta