Los dos detenidos por las autoridades mexicanas, luego del atentado del lunes en Guadalajara.

Fue justo en mayo de 2015 cuando el Cártel Jalisco Nuevo Generación (CJNG) dio una prueba de su poderío: derribó un helicóptero del Ejército que realizaba un vuelo de reconocimiento como parte de las tareas de búsqueda de integrantes del grupo delincuencial.

Como reacción inmediata, el CJNG realizó 39 narcobloqueos en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) y una veintena más en otros municipios.

Guadalajara, conocida como una de las ciudades preferidas por el narco mexicano para hacer negocios, y en general el estado de Jalisco, no han dejado de ser noticia desde inicios de 2018.

El secuestro de tres ciudadanos italianos que presuntamente fueron vendidos al crimen organizado, la desaparición en ácido de los cuerpos de tres estudiantes de cine confundidos por el cártel , el atentado en contra de un fiscal estatal, el tiroteo que se desató a plena luz del día a inicios de semana, y los posteriores narcobloqueos han mantenido a esta entidad y su capital en los titulares.

El gobernador del estado, Aristóteles Sandoval, señaló que esta serie de eventos se debe a las acciones en contra de este grupo delictivo y a una posible fractura al interior del cártel.

“Pueden considerarse dos hipótesis: una fractura de la organización predominantemente en esa región (CJNG); o bien, que en un contexto de inminente cambio de gobiernos (federal y estatal) grupos contrarios pretendan ganar terreno confrontando a esa organización, incluso atacando a sus redes de impunidad”, afirmó a Infobae Carlos Flores Pérez, del reconocido Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas).

El estado de Jalisco en su conjunto registra de 2013 a 2017 al menos 3.000 desaparecidos, según las cifras oficiales, una tercera parte son adolescentes y jóvenes entre los 14 y los 29 años. Cada día se integran en la Fiscalía local, según organizaciones civiles, 8, 5 expedientes de desaparecidos por día.

En 2017 se registraron 1.369 homicidios, de los cuales solo en 112 hubo alguna detención o consignados, esto se debe, opinaron distintos sectores al crecimiento del narco en la entidad, principalmente en Guadalajara.

Las calles den centro de Guadalajara lucieron vacías luego de los narcobloqueos del lunes.

El inicio de la historia

La relación de la ciudad con el narco no es nada nuevo, es parte de una historia que inició el siglo pasado, en los años sesenta, con la llegada del líder de un grupo armado de nombre Ruperto Beltrán Monzón, quien acaba de ser liberado de una cárcel en un estado vecino y a partir de entonces convirtió a Guadalajara en un punto importante para el narco, desde donde controló el tráfico de marihuana a los estados de Nayarit, Sinaloa y Sonora.

En 1977 se lanzó la operación Cóndor en Sinaloa, con el fin de mitigar al narco en ese estado, lo que arrojó a narcotraficantes como Rafael Caro Quintero, Miguel Ángel Félix Gallardo, Manuel Salcido Uzeta, conocido como “El Cochiloco”, y Ernesto Fonseca Carrillo, quienes fundaría el extinto Cártel de Guadalajara, a buscar una nueva sede para sus negocios y para establecer a sus familias.

 Guadalajara tiene universidades públicas y privadas reconocidas a nivel internacional y su ubicación geográfica y oportunidades de negocios la convirtieron en un punto ideal.

“Es un punto de referencia de las grandes familias del narco que se vinieron a establecer y que cuando crecen sus hijos empezaron a crear sus propios cárteles. También es uno de los puntos donde tienen mejor distribución y visión de toda la zona norte del país, centro y es el receptivo de la zona sur, tiene playas, sierras, inversiones como Puerto Vallarta, donde hace 3 años a 60 kilómetros derribaron el helicóptero”, comentó a Infobae Alfonso Partida, ex presidente del Consejo para la Implementación del Nuevo Sistema Penal en el Poder Judicial de Jalisco.

Caro Quintero cuando estuvo detenido.

La ciudad se ubica a 2,5 horas del Puerto de Manzanillo, uno de los principales puntos de tráfico de efedrina, y esta a no más de dos horas de distancia de otros municipios como Lagos de Moreno, San Juan de Los Lagos y Tepatitlán que colindan con estados vecinos como Guanajuato, San Luis Potosí y Aguascalientes, lo que a su ves permite a criminales trasladarse con facilidad de un lugar a otro aprovechando la falta de coordinación entre las diferentes policías.

Pero el tiroteo y narcobloqueos de el lunes, así como los incidentes de hace tres años son solo una parte en la larga lista de incidentes relacionados con el narco registrados en Guadalajara y su zona metropolitana.

El 24 de mayo de 1993 fue asesinado el cardenal mexicano Juan Jesús Posadas Ocampo al ser presuntamente confundido con Joaquín “El Chapo” Guzmán; el 11 de junio de 1994 cinco personas murieron y más de 10 resultaron heridas al hacer explosión un coche bomba en las inmediaciones de un hotel de lujo, sin mencionar toda una serie de ejecuciones de narcos en las calles.

Salomón Aceves Gastélum (25), Daniel Díaz (20) y Marco Ávalos (20) fueron secuestrados y sus cuerpos disueltos en ácido.

Ciudad en alerta

Guadalajara es la segunda ciudad más grande del país. En las últimas décadas se ha convertido en un polo de desarrollo para la construcción de plazas comerciales y áreas residenciales. Es una de las cinco capitales que registrarán mayor crecimiento inmobiliario hacia 2025. Tan sólo en la primera década del siglo el sector tuvo un aumento de 20%, según la empresa especializada Lamudi.

En los últimos años en la Zona Metropolitana de Guadalajara –que incluye a los municipios de Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá, así como otros cuatro de menor tamaño- está en construcción. En todos lados existe un desarrollo en curso, el número de visitantes también va al alza y por consiguiente la inversión en hoteles y restaurantes.

Por todos lados ves construcciones irregulares, es muy fácil construir, esto es un atractivo para el lavado de dinero, no cabe duda. Porque lo que hacen los cárteles es comprar huertas de aguacates o cualquier otra cosa, lo colocan en el mercado, y lo que sacan vienen y lo invierten en la construcción de plazas, edificios y así es como lavan en dinero, aseguró Partida.

La desaparición de tres estudiantes de cine, en marzo, confundidos por el CJNG, y la posterior revelación de que sus cuerpos fueron disueltos en ácido con lo que se borraba toda evidencia de su asesinato fue un detonante para que a nivel nacional las miradas se volcaran a lo que pasa en Guadalajara y su zona metropolitana.

Es 100% rentable desaparecer una persona en nuestro estado. Es una opción no matarlos ni asesinarlos en la calle sino hacerlo como ya operan y desintegrarlos en ácido, por la perversión que hay de no buscar a los desaparecidos”, señaló a Infobae, Jesús Medina Varela, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) organización que lideró las protestas por la desaparición de los jóvenes cineastas.

“Los desparecidos se cuentan por miles”, aseguró.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Atacaron a balazos a un funcionario mexicano a plena luz del día en el centro de Guadalajara

Los tres estudiantes mexicanos desaparecidos en Jalisco fueron asesinados y disueltos en ácido

El gobierno mexicano admitió que el Cártel Jalisco Nueva Generación ya es un objetivo prioritario



Source link

Dejar respuesta