Golden State Warriors, campeones por segundo año consecutivo de la NBA (Reuters)

Todo indicaba que las Finales de la NBA se definirían este viernes en Ohio. Y así fue. Golden State Warriors volvió coronarse campeón. Ganó el cuarto juego ante por 108-85 ante Cleveland Cavaliers y consiguieron su tercer anillo en cuatro años. El equipo que lideran Kevin Durant y Stephen Curry han barrido a LeBron James y sus laderos, defendieron el título con mucha jerarquía.

El Quicken Loans Arena fue el escenario de un nuevo duelo muy dispar, con una actuación soberbia del cuadro Oakland, que con su gran nivel dejó como espectadores a los displicentes jugadores del equipo de Ohio.

El duelo comenzó con Stephen Curry muy participativo, aprovechándose de la poca energía defensiva del conjunto local. Los Warriors se fueron al primer descanso en ventaja con una brecha de nueve puntos gracias a su buena efectividad en triples (6/10). En el segundo cuarto hubo una buena reacción de los Cavaliers, quienes lograron situarse por delante tras haber ido 11 puntos abajo en un par de ocasiones, pero eso no detuvo al equipo de Steve Kerr, que logró recuperar la ventaja y empatar el segundo cuarto (27-27).

Stephen Curry fue la figura de la primera mitad con 20 puntos (Reuters)

Los Warriors se fueron al descanso ganando 61-52 gracias a un espectacular triple casi sobre la bocina de Steph Curry, quien se retiró al vestuario como máximo anotador con 20 puntos y cuatro aciertos de seis intentos en triples. Lo secundaron Durant (12 puntos) y Iguodala (9), quienes compensaron el mal rendimiento de Klay Thompson: cero puntos, tres faltas y dos pérdidas de balón.

LeBron, quien terminó la primer mitad con 16 puntos, tuvo un juego con números discretos para lo que tiene acostumbrado al mundo del baloncesto, que quizás serías sobresalientes en cualquier otro jugador.

En el tercer cuarto, paulatinamente los Warriors comenzaron a encaminarse hacía la victoria ante un Cleveland desganado. Incluso se escucharon abucheos para los Cavs en el Quicken Loans Arena. Golden State sometió al equipo de LeBron desde la defensa. Aprovechó su ventaja y controló el partido sin dejar reaccionar a su rival. Sacaron ventaja de 21 puntos y sólo le quedan por delante 12 minutos de juego para la consagración.

Kevin Durant fue el MVP de las Finales de la NBA (Reuters)

El momento más emotivo del partido se dio en el último cuarto. En pleno desconcierto de los Cavaliers y con el partido liquidado a favor de los Warriores, ingresó al campo de juego el turco Cedi Osman en lugar de LeBron James. Los silbidos del pabellón se transformaron en aplausos para su ídolo, ya que podría ser su adiós.

Los Warriors lo tuvieron muy fácil en la parte final y poco a poco bajaron la intensidad de sus ataques. Stephen Curry terminó 37 puntos y Kevin Durant colaboró con un triple-doble (20 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias) en 37 minutos. Al término del partido le entregaron el trofeo de Jugador Más Valioso (MVP) de las Finales.

Golden State está marcando una época en la NBA y su dominio aún no tiene techo. Cuando lograron su primer título parecía imposible mejorar a un gran equipo, que siempre funcionó de maravillas como un conjunto pese a sus grandes individualidades. Pero con el aporte de Kevin Durant se han vuelto prácticamente imbatibles. Y sin perder su esencia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Golden State Warriors, una máquina de ganar que consolida su legado en la historia de la NBA

Stephen Curry inició un “show de triples” en la final con su lanzamiento más aparatoso



Source link

Dejar respuesta