Foto policial tras ser detenido por la policía (Oficina del Sheriff del Condado de Shelby)

Según los informes de la policía, un joven de 18 años recién salido de la escuela de secundaria fue acusado de intentar violar a la madre de su amigo durante una fiesta de pijamas en Tennessee.

Las autoridades apuntaron que Jordan Corter y otros “chicos” aparecieron alrededor de las 8.30 de la noche en la casa de la mujer de Arlington, en las afueras de Memphis. En una entrevista con WREG, un residente comparó este frondoso barrio con los suburbios de Mayberry, que son muy seguros.

La madre, cuyo nombre la policía no ha divulgado, puede haber tenido una intuición diferente. Aproximadamente 10 minutos después de que llegara el amigo de su hijo, ella recogió todo el alcohol de la casa y se encerró en su habitación, de acuerdo a la declaración jurada obtenida por WREG.

Ella “se despertó a las 2.30 de la madrugada cuando Jordan Corter llamó a la puerta de su dormitorio”.

Jordan Corter tomándose una fotografía con el celular (Redes sociales)

La mujer abrió la puerta pensando que algo andaba mal. “Jordan forcejeó para entrar al dormitorio y cerró la puerta“, le contó ella más tarde a los agentes.

La mujer dijo que el joven la empujó hacia la cama y le quitó los pantalones cortos que llevaba. En otra declaración jurada, Corter empezó a llorar admitiendo ante las autoridades que “básicamente le obligó a hacer algo que no quería hacer” y que “no debe ser perdonado”.

Supuestamente trató de violar a la mujer, reportó Fox 13 en Memphis, pero ella pudo librarse dándole un golpe. La madre manifestó a los investigadores que le había dado un rodillazo a Corter en la ingle y que había encontrado una pistola que tenía en la habitación.

La policía dijo que la mujer apuntó con la pistola a la cara del hombre y le dijo que se fuera“, explicó Fox 13.

De acuerdo con la declaración jurada, el jefe de la mujer se enteró de la sucedido al día siguiente, cuando fue a trabajar, y la convenció para que llamara a las autoridades.

Posteriormente, Corter fue arrestado, acusado de agresión sexual e intento de violación. Más tarde, fue liberado bajo fianza. No pudo ser contactado y un portavoz de la Oficina del Sheriff del Condado de Shelby comentó a The Washington Post que no se revelarían detalles mientras el caso continuara abierto.

Un hombre que abrió la puerta de la casa de Corter señaló a WREG que el chico acababa de graduarse de la escuela de secundaria y que “era un buen chico”.

Si el relato de la policía es correcto, este caso sería un raro ejemplo de una víctima del crimen que utiliza con éxito una pistola para protegerse.

Tales casos, a menudo, son noticia. Como cuando dos hombres agarraron sus armas de fuego y mataron a un pistolero en un restaurante de Oklahoma, probablemente salvando otras vidas, o cuando un testigo armado persiguió al sospechoso en la masacre de la iglesia del año pasado en Texas. Al alinearse con la Asociación Nacional del Rifle y el lobby de las armas, el presidente Donald Trump ha propuesto armar a los maestros en un intento de detener las masacres escolares.

Pero, tal y como escribió The Washington Post en el 2016, un estudio de la Universidad de Harvard descubrió que, a pesar de los millones de armas domésticas que hay en Estados Unidos, las armas fueron utilizadas en defensa propia en menos del 1 por ciento de los crímenes durante un período de 5 años.

En esos casos, escribieron los investigadores, hicieron tanto daño como bien. La probabilidad de lesiones cuando había el uso de armas de autodefensa (10.9 por ciento) era básicamente idéntica a la probabilidad de lesiones cuando la víctima no tomaba ninguna medida (11 por ciento).

El jefe de la investigación, David Hemenway, escribió en Los Angeles Times que otro estudio descubrió que de 1.100 agresiones sexuales, solo una víctima usó una pistola para protegerse.



Source link

Dejar respuesta