El presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, firmaron el martes una declaración conjunta tras su histórica cumbre de más de cuatro horas celebrada en hotel Capella de Singapur.

Kim afirmó que el documento servirá para “dejar atrás el pasado” y para “lograr un gran cambio”, mientras Donald Trump dijo que el proceso de desnuclearización de Corea del Norte comenzará “muy rápido” después de la cumbre.

“Estamos desarrollando un vínculo muy especial”, dijo Trump al firmar el documento, y aseguró que “es un honor estar” con el líder norcoreano.

(Reuters)

Poco antes, el mandatario dijo que su reunión con el líder norcoreano, Kim Jong-un, había ido “mejor de lo esperado”.

Después de tres horas y media de reuniones, Trump y Kim salieron de la sala donde almorzaron juntos y pasearon hasta otra zona del hotel Capella de Singapur, donde se separaron para reunirse con sus respectivas delegaciones y evaluar los progresos de la cumbre.

Trump y Kim tras su almuerzo de trabajo (REUTERS/Jonathan Ernst)

“La reunión (con Kim) ha sido realmente fantástica. Ha habido muchos avances. (Ha sido) lo máximo. Mejor de lo que nadie podría haber esperado”, dijo Trump en unas breves declaraciones a la prensa durante su paseo con Kim.

Los dos líderes mantuvieron anteriormente una reunión con algunos miembros de sus respectivas delegaciones, antes de reunirse para un almuerzo de trabajo que puso fin a su histórico encuentro.

Trump dijo a los periodistas que su reunión de 48 minutos a solas con el líder norcoreano había ido “muy, muy bien”, y Kim no respondió a la pregunta de si está dispuesto a deshacerse de sus armas nucleares.

Kim y Trump, reunidos con sus respectivas delegaciones

Por su parte, Kim comentó al inicio del encuentro con las delegaciones que agradecía poder estar ahí para “hablar de temas importantes” y prometió que colaborará con Trump, quien aseguró: “Vamos a trabajar para resolver los problemas juntos”.

El segundo encuentro duró cerca de una hora y media, y en él participaron también el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que se ha reunido dos veces con Kim en Pyongyang; y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly.

Por el lado estadounidense también estaba el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, cuyas declaraciones sobre la cumbre irritaron profundamente a Corea del Norte el mes pasado.

A la derecha de Kim Jong-un se sentó Kim Yong-chol, considerado uno de sus más estrechos colaboradores y una de las figuras de más peso del régimen en cuanto a relaciones exteriores y espionaje.

En los flancos de la mesa se situaron Ri Yong-ho, actual canciller norcoreano, y Ri Su-yong, ex canciller y otra figura considerada muy cercana al mariscal norcoreano ya que fue embajador en Suiza cuando Kim Jong-un estudió en su niñez en el país alpino.

La reunión, cuyo objetivo es tratar la posible desnuclearización de Pyongyang, es la primera entre mandatarios de ambos países tras casi 70 años de confrontación a raíz de la Guerra Corea (1950-1953), y 25 de negociaciones fallidas.

Apretón de manos entre Kim y Trump, una imagen que recorrerá el mundo (AP)

Los mandatarios se dieron un histórico apretón de manos, una imagen simbólica y hasta hace poco inimaginable, tras décadas de tensiones provocadas por las ambiciones nucleares de Pyongyang.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

5 temas claves a los que prestar atención en la histórica cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un

Histórico: el saludo de Donald Trump y Kim Jong-un

Las fotos de la histórica cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un

La agenda de la histórica cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un

Así es el Hotel Capella, el lujoso resort donde están reunidos Trump y Kim Jong-un



Source link

Dejar respuesta