SANTO DOMINGO. La apertura de la Línea 2B del Metro de Santo Domingo hoy es una realidad. La obra que durante meses mantuvo a muchos a la espera, fue inaugurada ayer por el presidente Danilo Medina. A partir de ahora los residentes de las zonas ubicadas en los sectores cercanos a Los Trinitarios, Los Mina, Los Billeteros, Cancino, Las Palmas de Alma Rosa y Katanga tienen una nueva opción a la hora de utilizar el transporte público.

Según informaciones ofrecidas por la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (Opret), la nueva línea del metro podrá transportar unos 150,000 pasajeros diarios y beneficiará a 850,000 mil habitantes. Este abarca desde el Puente Francisco del Rosario Sánchez hasta Megacentro en Santo Domingo Este.

En su primer día de funcionamiento, hoy a las 6:00 de la tarde, en el tramo que comprende desde la avenida Abraham Lincoln en la estación Pedro Mir, hacia la Eduardo Brito, en la Francisco del Rosario Sánchez, próximo a Megacentro, el flujo de pasajeros era bastante notable.

En este tramo, que dura aproximadamente unos 20 minutos, los vagones iban abarrotados de pasajeros que salían de sus lugares de trabajo y se dirigían a sus hogares. Algunos comentaban durante el trayecto el tiempo que se estaban librando del congestionamiento de la ciudad en horas de la tarde y la mañana.

“Esto parece Nueva York. Dios mío gracias por permitirme ver esto”. Decía una señora asombrada al pasar por el puente que une al Distrito Nacional con la zona oriental.

Otros en cambio eran más críticos y se quejaban porque la grabación que va informando sobre el trayecto, aún no había sido actualizada. Decían que esta situación creó mucha confusión en horas de la mañana.

Para solucionar este problema, una joven iba anunciando las estaciones y sus cercanías en hora de la tarde. “A esta se le olvidó”, decían muchos de los pasajeros entre risas, en momentos en que la locutora no lograba recodar la calle que hace cercanía con la estación.

Mientras la gran mayoría va pendiente a la voz que anuncia las estaciones y su cercanía, un joven con celular en mano le da seguimiento a través de una aplicación que encontró. “En la mañana todos iban perdidos, pero yo iba dándole seguimiento por aquí”, le comentaba a un amigo que iba de pie, agarrado de uno de los tubos.

Para otros era más importante disfrutar el recorrido. Durante el trayecto era normal ver personas haciéndose fotos, principalmente, durante el momento en que el metro pasa por el puente que une al Distrito Nacional con la zona oriental. Muchos hasta decían gestos de saludo con las manos, mientras miraban hacia los cables por donde circula el teleférico.



Source link

Dejar respuesta