El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y el Ministerio de Turismo, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) transformaron decenas de barcas de los pescadores de Estero Balsa en obras de arte, inspiradas en los colores, formas y texturas de las variedades del pez loro que se encuentran en las aguas del Caribe y en peligro de extinción.

Los comunitarios de esa localidad están conscientes de la importancia de preservar los recursos naturales y los ecosistemas que le rodean, en especial el hábitat de manglar como entorno clave para el refugio y criadero de peces, por lo que se han mostrado comprometidos a conservarlo y a sensibilizar sobre la importancia de conservar al pez loro que también es clave para el enorme potencial de buceo existente en la zona.



Source link

Dejar respuesta