En Santiago residen más de tres mil familias en 52 zonas vulnerables desde hace más de 15 años sin que las autoridades gubernamentales y municipales se hayan planteado una política para reubicar a las personas afectadas, muchas de las cuales provienen de diferentes regiones del país.

Francisco Arias, sub-director nacional de la Defensa Civil informó que con motivo de la temporada ciclónica fueron reactivados todos los comités de mitigación y prevención de desastres que son dirigidos por la gobernadora provincial, Ana María Domínguez.

“El Comité de Mitigración y prevención de desastres está conformado por 30 instituciones públicas y privadas las que fueron convocadas
para el próximo martes 18 en la sede de la Gobernación provincial para conocer sobre el plan de trabajo que se aplicará en este año”, subrayó
Arias.

Dijo que en esta ciudad existen 137 albergues o refugios que pueden ser utilizados en caso de catástrofes, donde se les da preferencia a los locales de juntas de vecinos, templos católicos, clubes culturales y deportivos.

«Cuando ocurren desastres lo primero que utilizamos son los centros comunales y la última opción son los locales educativos previa autorización del Ministerio de Educación», puntualizó Arias.

En esta ciudad funcionan 27 redes comunitarias, cuyos miembros han sido debidamente adiestrados por los organismos de socorro como son la
Defensa Civil, Cruz Roja y Cuerpo de Bomberos.

Esas personas están preparadas para saber qué hacer antes, durante y después de un evento o fenómeno natural.

«Santiago ha recibido un gran respaldo y apoyo del director ejecutivo de la Defensa Civil, general de brigada Rafael Carrasco Paulino, quien nos ha ofrecido muchas facilidades, donde contamos con mil 322 voluntarios y 18 empleados», precisó Arias.

Entre las comunidades con más riesgos o peligros en tiempos de lluvia están los barrios de Vietman, Cañada del Diablo, en Pekín, Arroyo Hondo Abajo, fondo de la Botella, la Gloria de Cienfuegos, callejón de Borbón y los hoyos de Bartola, Elías, Oscuro, Puchula, cañadas de Gurabo, Pontezuela, Nibaje, el Fracatán, Nueva York Chiquito, Hoya del Caimito y los Ciruelitos.

También están en lugares de riesgos los Platanitos, las Charcas, la Otra Banda y Barrio Obrero.

Asimismo, en varios municipios de Santiago como Villa González, Tamboril, Licey al Medio, Baitoa y Navarrete, existen zonas vulnerables donde residen miles de familias.



Source link

Dejar respuesta