El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se dirige a sus seguidores en la sede de su partido, Likud, tras las elecciones presidenciales, en Tel Aviv, Israel, el 18 de septiembre de 2019. (AP Foto/Ariel Schalit)

Los dos principales partidos políticos de Israel estaban en punto muerto el miércoles tras una inédita repetición las elecciones generales, y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, podría enfrentar una ardua batalla para mantenerse en el cargo.

Con un 92% de los votos escrutados, el Likud, el partido de derecha de Netanyahu, y Azul-Blanco, movimiento de centro-derecha fundado por el general Benny Gantz obtuvieron cada uno 32 escaños sobre los 120 de los que se compone la Knesset, el Parlamento israelí. Ninguno de ellos, ni siquiera con el apoyo de sus aliados, llegaría a los 61 escaños necesarios para gobernar.

Avigdor Lieberman, que parece que tendrá la llave del nuevo ejecutivo, dijo que insistirá en la formación de un gobierno laico de unidad entre el Likud y Azul y Blanco.

Según Lieberman, esa es la «única opción» sobre la mesa. Pero esta vía podría poner en peligro el largo mandato de Netanyahu.

Sin el respaldo de Lieberman, ninguno de los dos partidos tendría los representantes necesarios para lograr la mayoría parlamentaria con sus aliados ideológicos.

Gantz, un ex jefe militar, descartó sentarse con el Likud de Netanyahu en un momento en el que se espera que le primer ministro sea acusado por corrupción en las próximas semanas.

Sin embargo, el resultado final de los comicios podría suponer un cambio que beneficie al primer ministro.

Netanyahu buscó a la desesperada obtener la mayoría en la cámara junto a sus aliados nacionalistas y conservadores, con la esperanza de poder aprobar leyes que le concedan inmunidad para el esperado proceso judicial en su contra.

Los resultados presentados en la madrugada del miércoles por la Comisión Electoral Central correspondían al conteo del 35% de los votos emitidos en los comicios. Las tres televisoras israelíes reportaron el mismo resultado, basado en más del 90% del escrutinio, pero no explicaron las discrepancias con los datos ofrecidos por el organismo electoral.

Según los resultados provisionales, el Likud y sus aliados naturales -partidos religiosos y ultranacionalistas- tendrían 56 escaños, a cinco de la mayoría absoluta.

Se espera que los resultados finales se den a conocer más tarde el miércoles y podrían suponer un cambio en favor de Netanyahu.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Benjamin Netanyahu, a la espera de los resultados electorales en Israel, pidió un gobierno «fuerte»

Benny Gantz, adversario de Benjamin Netanyahu, llamó a la formación de un gobierno de unidad en Israel



Source link

Dejar respuesta