La práctica de predicar el evangelio en los vagones del Metro de Santo Domingo se mantiene pese a la prohibición de parte de las autoridades. Ahora se hace de una manera más discreta y con menos intensidad que en los pronunciamientos anteriores que provocaron fricciones entre pasajeros .

Lo curioso es que, a las personas, al parecer, les gusta escuchar a los cristianos, pues se les observa escuchar atentamente y exclamar amén, cuando el predicador concluye con su mensaje.

Con anterioridad, se escenificaron algunos enfrentamientos verbales entre pasajeros cuando uno que otro cristiano comenzaba a predicar “la palabra”. De inmediato, comenzaban los comentarios a favor y en contra de la religión y era necesaria la intervención de un agente de seguridad del servicio de transporte para pedir a los pasajeros mantener el respeto entre ellos. Nunca se tuvo conocimiento de agresión alguna.

La situación provocó hace unos meses que la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) diera a conocer el manual de comportamiento dentro de las instalaciones del Metro y el Teleférico de Santo Domingo, lo cual prohibía predicar el evangelio.

Pero han pasado los meses y la prédica de los cristianos ha vuelto al Metro, aunque de forma más discreta y esporádica.



Source link

Dejar respuesta