En apenas horas concluirá el 2019 y se habrá ido otro año sin que los artistas puedan ver materializada la apertura de la vigésimo novena Bienal de Artes Visuales. La más reciente exposición fue en el 2015.

Ante esta eventualidad, los artistas visuales dominicanos están muy preocupados tanto por la ausencia de información de parte del Ministerio de Cultura y del Museo de Arte Moderno, así como del estado de las obras que desde hace más de un año y medio se encuentran almacenadas en el MAM y en la Biblioteca Nacional, las que estarían expuestas al deterioro por las condiciones ambientales de ambos edificios.

El primero, sumido en un proceso de reacondicionamiento en toda su estructura y, el segundo, con problemas de humedad que han hecho de su infraestructura un lugar que pone en peligro los libros y a las obras de arte que guarda en su interior.

Diario Libre invitó a su redacción de tres artistas visuales que mostraron su preocupación sobre este respecto: Guadalupe Casasnovas, Rosalba Hernández y Ruahidy Lombert; las dos primeras, pintoras y el tercero, un conservacionista y restaurador.

De acuerdo a datos suministrados a Diario Libre por una fuente ligada al MAM, alrededor de 600 obras fueron depositadas para concursar, sin que hasta el momento el MAM y el Ministerio de Cultura ofrezcan una explicación sobre su estado.

Para Guadalupe Casasnovas, una de las artistas que ha mostrado preocupación por las reiteradas posposiciones que ha sufrido la Bienal de Artes Visuales de República Dominicana, ese es el espacio atesorado para los artistas de la plástica ya que, a su juicio, es uno de los escenarios en donde se consagran los participantes.

“Esto no es para ignorar, es el evento más importante que se ha realizado en el ámbito de las artes visuales. A los ganadores de una bienal, el hecho de haber participado y haber ganado, los ha consagrado para el resto de su vida, por eso es tan importante la bienal”, sostuvo”.

Y dice más: “Lo que está pasando ahora ha sido producto de un repentino desinterés por la cultura en República Dominicana, no hay ningún tipo de interés, están amarrando la celebración de la bienal a la remodelación del Museo de Arte Moderno. En ningún momento nosotros hemos dicho que no se debe remodelar el museo, todo lo contrario, es muy necesario debido a las deficiencias que tiene y el deterioro de las instalaciones, desde las luces hasta el funcionamiento del edificio, en sentido general”.

De su lado, la pintora Rosalba Hernández considera que “la Bienal es un deber” y, que, por consiguiente, no realizarla desde 2015, sencillamente la actividad más importante para el sector artes visuales en el país, cae en un ambiente de irrespeto por parte del Estado y de los departamentos que deben velar porque se haga”.

“Nosotros queremos saber ¿qué quiere hacer el Estado?, ¿quiere desaparecer la bienal, ¿nos quieren desaparecer como artistas? A mí me molesta demasiado la actitud del Estado dominicano respecto a la cultura y respecto de los artistas. ¿Cómo te niegas al arte? Ningún Estado lo hace y muestra de eso está en que hasta los peores dictadores apoyan el arte y uno de esos casos fue el tirano Trujillo”, precisó.

De su lado, Ruahidy Lombert, conservacionista y restaurador de obras de arte, opina que “desde hace más de un año” está insistiendo con el tema del depósito en donde se encuentran las obras.

“ Una parte está en la Biblioteca Nacional y las otras en el MAM. Ninguno de esos lugares garantiza que las obras no se deterioren, debido a la situación ambiental”, indicó.



Source link

Dejar respuesta