Michell Lugo (Michell Princess), una joven de 18 años de edad, fue asesinada de una forma brutal. Sus verdugos, dos hombres que ya están en prisión, desmembraron su cuerpo, lo metieron en un tanque plástico y le prendieron fuego para intentar borrar los rastros del horrendo crimen ocurrido en el barrio Valle del Este de Santo Domingo Este.

Sin embargo, una cámara de seguridad logró captar a los dos hombres cuando trataban de cargar el tanque en un motor para deshacerse del cadáver y la Policía Nacional los puso bajo arresto. Cuando los interrogaron, los nombrados Justin Rafael Noyer Portorreal, 24 años, y Jorge Luis Linares (Topi), de 30 años de edad, admitieron lo que habían hecho.

Según las autoridades, Justin Rafael Noyer Portorreal fue quien mató a la joven, mientras que Jorge Luis Linares fue su cómplice, supuestamente ayudó a meter el cuerpo en el tanque, lo ayudó a transportarlo y a incinerarlo.

El caso ha sido seguido muy de cerca por el Voluntariado LGBT (Organización que defiende los derechos de la comunidad, gay lesbiana y otros grupos de diferentes identidades sexuales). De acuerdo con las publicaciones que han hecho en su página, lo que pasó con la joven fue un crimen de odio, por su preferencia sexual, ya que la joven era lesbiana.

En principio se dijo Michell Lugo era pareja sentimental de uno de sus verdugos, pero la madre de la víctima aclaró que esto no era cierto, y dijo que Lugo tenía un acercamiento sentimental con la mujer de uno de los confesos criminales.

La noche de este 30 de diciembre la jueza de Atención Permanente de la provincia Santo Domingo, Katherine Lara, envió a la cárcel de La Victoria a los dos imputados, mientras que los parientes de la víctima piden justicia por el horrendo crimen.

De acuerdo con las informaciones publicadas en las redes del Voluntariado LGBT, la joven Michell era una lesbiana de expresión de género masculino, que se convierte en una más de las personas de la comunidad LGBT que pierden la vida por su condición.

Esa organización hace denuncias constantes de crímenes contra personas de la comunidad que son víctimas de violencia o son asesinadas. Piden que se haga justicia y que tanto la muerte de Michell Lugo como otros casos sean llevados hasta las últimas consecuencias.

Según la Policía, cuando arrestaron a Noyer Portorreal, este dijo que tenía una relación sentimental con la víctima y que todo se originó cuando tuvo una discusión con Michell porque esta lo presionaba por dinero.

Según su versión, en medio de la discusión, supuestamente le dio un puñetazo y la dejó inconsciente y salió. Pero al regresar vio que estaba muerta (el cuerpo estuvo más de un día y comenzó a descomponerse).

Al ver la situación, le pidió ayuda a Jorge Luis Linares, para deshacerse del cadáver.

La Fiscalía acusa a estos hombres de asesinato, asociación de malhechores y otras tipificaciones jurídicas.

Los parientes de la víctima han advertido que no descansarán hasta que se logre una condena.



Source link

Dejar respuesta