El tatuaje de la discordia que obligó a una madre de Suecia a tener que cambiarle el nombre a su hijo Kevin de dos años

La brillante idea de una madre sueca parecía ser muy respetable en teoría, pero lamentablemente al momento de llevarla a la práctica los resultados no fueron los esperados.

Todo comenzó cuando Johanna Giselhall Sandstrom finalmente juntó coraje y le pidió a un experto tatuador de la ciudad de Kyrkhult, en Suecia, que le dibujara de forma definitiva en su brazo los nombres de sus dos hijos, a modo de poder llevarlos consigo para siempre.

Una vez terminado el trabajo, la Sra. Sandstrom regresó a su casa para inmediatamente darse cuenta que el nombre de su hijo Kevin había sido tatuado como “Kelvin”.

Cada vez más mujeres se suman a la tendencia de los tatuajes pero muchas veces olvidan que los resultados son definitivos

Lo llamativo del caso fue que, como suele suceder en la mayoría de los casos, la madre tuvo la oportunidad de revisar el boceto del diseño antes de que sea grabado sobre su piel y, al parecer, no notó nada fuera de lugar.

“Le dije al tatuador que quería tener el nombre de mis niños en el brazo y se los compartí” dijo Sandstrom al periódico local Blekinge Lans Tidning. “Dibujó el diseño y no preguntó nada sobre cómo se escribían los nombres, por lo que no le di mucha importancia” agregó.

Pero una vez que vio el resultado final no pudo contener sus lagrimas. “Mi corazón se detuvo y pensé que me iba a desmayar” dijo. Decidida a tomar cartas en el asunto, la mujer se dirigió hasta el establecimiento de tatuajes para solucionar el asunto. O al menos eso fue lo que creyó.

Los errores de ortografía en los tatuajes son más comunes de lo que se cree, como este que rebautizó al artista norteamericano Jon Bon Jovi, además de reinterpretar la letra de uno de sus temas más conocidos

Tras ingresar y explicarle al responsable lo que había sucedido, lo único que recibió fueron carcajadas a cambio del inexplicable error. El hombre le dijo que no había nada que se pudiese hacer, independientemente de ofrecerle un reembolso total por las molestias ocasionadas.

Una vez que Sandstrom entendió que corregir el error implicaría tener que someterse a una variedad de dolorosos, además de costosos, tratamientos correctivos, la madre decidió, previa aprobación de su marido, cambiarle el nombre a Kevin.

“Nunca antes había escuchado el nombre Kelvin” dijo. “Nadie le pone a su hijo Kelvin, cuanto más lo pensaba más me gustaba por lo diferente. Ahora estamos convencidos de que en realidad es hasta mejor que Kevin” agregó.

Su hijo por su parte, tal vez nunca extrañe su antiguo nombre dado que todo esto ocurrió cuando este tenía solo dos años. Eso si, la madre prometió revisar “10.000” veces el tatuaje que le dedique a su tercera hija, Freja.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Horror en Pakistán: un joven quería casarse con su novia, su familia se opuso y le quitó los ojos con una cuchara

Una familia crió por dos años a un cachorro de oso convencida de que se trataba de un perro

La extrema delgadez de Emily Ratajkowski que genera preocupación



Source link

Dejar respuesta