El pastor Andrew Brunson (Reuters)
El pastor Andrew Brunson (Reuters)

El misionero Andrew Brunson volvió este sábado a Estados Unidos tras haber pasado dos años privado de libertad en Turquía, un regreso que podría aligerar las tensiones entre Washington y Ankara.

El religioso llegó pasadas las 12:00 hora local (16:00 GMT) a la base aérea de Andrews (Maryland) y ya se dirige a la Casa Blanca, donde tiene previsto reunirse con el presidente de EEUU, Donald Trump, a las 14:30 hora local (18.30 GMT).

La llegada del pastor fue anunciada en Twitter por Tony Perkins, presidente del grupo religioso Family Research Council y que durante semanas presionó a Trump para que mediara en la liberación del religioso.

“Acabamos de llegar a la base Andrews con el pastor Brunson y su esposa, Norine. Están agradecidos de estar en casa en EEUU. ¡Ser estadounidense significa algo bajo esta Administración!”, afirmó Perkins, que acompañó al religioso en su viaje de regreso.

Brunson abandonó Turquía el viernes y, antes de llegar a territorio estadounidense, hizo una parada en Alemania para someterse a un chequeo médico en un hospital militar.

El embajador de EEUU en Alemania, Richard Grenell, recibió a Brunson cuando llegó para su revisión médica, le entregó una bandera estadounidense y el pastor se la acercó al rostro para posteriormente besarla, según explicó el propio diplomático en Twitter.

Un tribunal de Turquía decretó este viernes la puesta en libertad de Brunson, que llevaba dos años privado de libertad, y le otorgó permiso para salir del país.

Brunson fue condenado a tres años de cárcel por “colaboración con grupos terroristas”, pero los jueces decretaron su liberación por considerar que el misionero ya había cumplido dos tercios de la condena en prisión preventiva, los últimos tres meses bajo forma de arresto domiciliario.

El caso de Brunson exacerbó las tensiones entre Washington y Ankara desde julio pasado, cuando Estados Unidos convirtió su liberación en una causa diplomática, mientras que Turquía se escudó en la independencia de sus tribunales.

En agosto, la Casa Blanca impuso sanciones contra los ministros turcos de Justicia, Abdülhamit Gül, y de Interior, Süleyman Soylu, por su papel en el arresto de Brunson y el aumento de las tensiones contribuyó a un desplome de la lira turca.

Trump, además, duplicó los aranceles al acero y aluminio de Turquía, a lo que Ankara respondió aumentando las tasas entre un 10 % y un 140 % a algunos productos estadounidenses.

Con información de EFE



Source link

Dejar respuesta