Miles de manifestantes volvieron este martes a las calles de la capital de Haití para exigir la renuncia del presidente del país, Jovenel Moise, mientras líderes opositores convocaron a una movilización nacional el viernes próximo.

La mayoría de quienes marcharon habitan en la populosa barriada de Cité-Soleil, donde es notoria la falta de infraestructura y servicios básicos como educación, sanidad y empleo.

Reporteros de Efe comprobaron que varias personas resultaron heridas, en tanto la Policía reprimió a los manifestantes para impedir que llegaran hasta la plaza Champ de Mars, en los alrededores del Palacio Nacional.

La movilización continuará; todos deben respetar la decisión de las personas que exigen la salida de Jovenel Moise. La comunidad internacional ya debe posicionarse junto al pueblo”, dijo en rueda de prensa André Michel, líder del Sector Democrático y Popular, una de las organizaciones de oposición.

El plan de los manifestantes es mantenerse en las calles mañana y el jueves, para marchar el viernes hacia las oficinas de la Organización de las Naciones Unidas en Puerto Príncipe, cercanas al aeropuerto capitalino.

Este martes las barricadas eran menos notorias en la capital, pero las actividades siguen paralizadas, las escuelas cerradas y el transporte público reanudado tímidamente en algunas zonas de la ciudad.

Varias organizaciones de defensa de derechos humanos pidieron hoy a Moise que tome “una decisión histórica para evitar una profundización de la crisis política haitiana”.

Las organizaciones expresaron, a través de un documento, que Moise perdió el mando del país desde los violentos disturbios ocurridos en julio del año pasado, por lo que debe mostrar un gesto patriótico y renunciar al cargo.

“El país está reducido a un micro-Estado bajo la ley internacional. Las autoridades actuales son las más descaradamente incompetentes. Son incapaces de mantener el orden interno y la seguridad dentro de las fronteras, de satisfacer las necesidades de la población y de respetar los compromisos internacionales”, afirmaron las organizaciones.

Mientras se producen estos acontecimientos, el Gobierno continúa con el nombramiento e instalación de ministros, directores generales y secretarios de Estado.

De acuerdo a medios de comunicación locales, Moise presidió ayer un Consejo de Ministros vía telefónica.

Este lunes el grupo Core Group, que aglutina a la ONU y a diplomáticos de varios países, mantuvo una reunión con opositores en Haití, según fuentes diplomáticas y opositoras.

El líder opositor Edmonde Supplice Beauzile, del partido Fusión de Socio-Demócratas, dijo que el Core Group hizo un llamamiento a mantener el orden democrático, lo que no altera los planes de la oposición de tratar de forzar la renuncia de Moise.

La honda crisis económica y política que atraviesa Haití se agravó a finales de agosto con la escasez de combustible en las gasolineras.

Esa escasez se ha debido, entre varios motivos, a la falta de liquidez de los importadores y a los problemas financieros del Gobierno para subsidiar la compra del carburante en el mercado, tras el fin de los envíos de crudo a precios subsidiados desde Venezuela.



Source link

Dejar respuesta