Eduardo Medina Mora presentó su renuncia, con 11 años de anticipación, al cargo de ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (Foto: Cuartoscuro) (Misael Valtierra Ruvalcaba/)

La falta de transparencia sobre los motivos de la renuncia del ministro Eduardo Medina Mora a la Suprema Corte de Justicia (SCJN) ha provocado confusión y una ola de especulaciones sobre su estado de salud y la existencia de una investigación en su contra, por presuntos actos de corrupción.

La opacidad y bullicio que ha provocado la renuncia, puntualizó, ha afectado gravemente la imagen del Poder Judicial.

LEER MÁS: El presidente López Obrador aceptó la renuncia de Medina Mora; será analizada por el Senado

Un señor que renuncia con 11 años de anticipación a un cargo de tan alta responsabilidad, como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sólo puede explicarse si acredita convincentemente un problema de salud; de otra manera es posible pensar que él cedió su espacio en la Corte, a cambio de renunciar”, advirtió Alejandro Madrazo Lajous, doctor en derecho y profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

En entrevista con Infobae México, Alejandro Madrazo Lajous sostuvo que Eduardo Medina Mora nunca debió ocupar un asiento en el más alto tribunal de México porque como secretario de Seguridad Pública y como procurador General de la República dio muestras claras de ineptitud y beligerancia, porque “aún no sabíamos de la estela de corrupción”.

LEER MÁS: Quién es Eduardo Medina Mora, el polémico ex ministro ligado a casos como Atenco y “El Michoacanazo”

Recordó que en 2015, cuando inició el proceso de designación de los ministros de la Corte para relevar en el cargo a Juan Silva Meza y a Olga Sánchez Cordero, 25 mil 333 firmas ciudadanas exigieron al presidente Enrique Peña Nieto integrar una Suprema Corte con perfiles doctos en abogacía, para garantizar autonomía y paridad de género en el máximo tribunal.

La propuesta ciudadana buscaba impedir la designación de Eduardo Medina Mora, Raúl Cervantes y Santiago Creel. Una Corte “sin cuotas ni cuates”, resultado de cuestionables arreglos entre los partidos políticos representados en el Senado, que vieron las designaciones como si fueran “un botín político”.

Medina Mora nunca debió ser ministro. Su designación fue muy cuestionada. Exigimos un escrutinio riguroso y el Senado optó por un proceso de selección opaco, mediocre y con “candidaturas de relleno. Una verdadera simulación”.

Alejandro Madrazo fue promotor de la campaña "Sin cuotas ni cuates", en 2015 (Foto: Cuartoscuro)
Alejandro Madrazo fue promotor de la campaña «Sin cuotas ni cuates», en 2015 (Foto: Cuartoscuro)

Madrazo Lajous propuso aprovechar la coyuntura y, antes de nombrar al relevo de Medina Mora en la SCJN, reformar la Constitución para modificar el proceso de designación de los ministros que integran el pleno de la Corte.

Frente al riesgo de que el presidente Andrés Manuel López Obrador privilegie la fidelidad, antes que la integridad y la capacidad, subrayó, es indispensable evitar el desprestigio y debilitamiento de la Corte.

LEER MÁS: Todo el poder: los intentos de López Obrador para apropiarse de la Suprema Corte

Detalló que es viable la revisión del procedimiento constitucional porque el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tiene la mayoría en el Congreso mexicano, lo que permitiría la aprobación de una eventual iniciativa de reformas a los Artículos 96, 97 y 98 constitucionales, para cambiar el procedimiento de designación de ministros. “Necesitamos un proceso que deje fuera la simulación, los pactos políticos, las candidaturas de relleno y la posibilidad de que el presidente imponga a un candidato”, puntualizó.

"Es urgente cambiar el método de selección de los ministros de la Suprema Corte", plantea Alejandro Madrazo (Foto: Cuartoscuro)
«Es urgente cambiar el método de selección de los ministros de la Suprema Corte», plantea Alejandro Madrazo (Foto: Cuartoscuro)

Alejandro Madrazo destacó que “cualquier democracia respetable” necesita contrapesos del poder político; y los equilibrios actuales son delicados, casi inexistentes. Agregó la importancia de contar con un Poder Judicial fuerte y vigorizado, autónomo e independiente, porque es una institución “clave para frenar el influyentismo y los monopolios, para extender los derechos sociales”.

Dijo que si López Obrador tiene los votos suficientes para nombrar a un nuevo ministro, también tiene la votación necesaria para aprobar las reformas constitucionales que se necesitan, porque en ambos casos se requiere de las tres cuartas partes de los senadores presentes en la sesión.

LEER MÁS: El ministro Eduardo Medina Mora presentó su renuncia a la Suprema Corte

“Han enfermados y han muerto ministros y la Suprema Corte puede funcionar. No hay prisa para nombrar al relevo de Medina Mora, antes hay que cambiar el sistema de designación, un sistema pervertido, una simulación”, aclaró.

Alejandro Madrazo Lajous señaló, finalmente, que si continúa el mismo método de selección de ministros, la Suprema Corte “será lastimada con nombramientos politizados; sería condenarla a una larga agonía”.



Source link

Dejar respuesta