SDE. La obstrucción de un filtrante en la calle Octavio Mejía Ricart esquina calle C, en el sector de Ralma, no permite que el agua se filtre cuando llueve y en el lugar se forma un charco que tarda semanas en desaparecer. Los peatones se tienen que olvidar de que existe esa parte de la acera porque es imposible caminar por el lugar debido al charco que se forma.

Cuando llueve mucho todo el espacio se convierte en un “brazo de mar”, lo que obliga a conductores a transitar por otra vía para evitar que sus vehículos se inunden. Es que en esa zona el sistema de drenaje pluvial es deficiente a pesar de que se instaló una tubería para esos fines el pasado año.

Envíe sus fotos y ubicación a:

adelarosa@diariolibre.com

Tel: 809 476 3012



Source link

Dejar respuesta