El anuncio llenó de alegría algunos, pero otros se mostraron escépticos, con reservas. Se trata de la información que ayer recibieron moradores de Los Guandules y la Ciénaga, en proceso de desalojo, de que por disposición del presidente Danilo Medina, 220 familias recibirían un apartamento gratis en la Nueva Barquita si así lo aceptaban.

Es una opción: recibir la indemnización por las viviendas que ocupan para seguir desarrollando el proyecto Nuevo Domingo Savio o aceptar la asignación de un apartamento en la Nueva Barquita, de los 220 disponibles.

José Miguel González Cuadra, director de la Unidad para la Readecuación de la Barquita y Entorno(URBE) informó que ante la preocupación que tiene el presidente Danilo Medina por la situación generada por el COVID-19, el mandatario quiere sacar de esa zona de vulnerabilidad a esas familias.

Destacó que el criterio de traslado de excepción obedece fundamentalmente al estado de emergencia y la disponibilidad limitada de una cantidad de apartamentos que permite al Estado presentar esa opción a las familias que están en proceso de desalojo.

En medio de las áreas recuperadas y donde se construye el parque fluvial y la avenida que bordeará el río, un grupo de 20 personas, escuchó los planteamientos de González Cuadra, previo a repetir a una voz una oración leída por la arquitecta Patricia Cuevas, parte del equipo de URBE.

“Queríamos darle la cara a ustedes, que nos vieran para que lo que le vamos a comunicar lo mediten y mañana vamos a empezar a visitar a todas estas familias para que nos digan su decisión. El presidente de la República, debido al estado de situación de emergencia que se declaró en el país, preocupado por la situación del proyecto Domingo Savio, pero sobre todo por todos ustedes los comunitarios que están aquí, empezamos a pensar cómo podríamos buscarle solución a las 220 familias que quedan por trasladar, le vamos a dar otra opción que va a depender de la preferencia de cada uno de ustedes”, dijo González Cuadra.

Invitó a los posibles beneficiados a que visiten La Nueva Barquita para que los vean y entonces decidan si se quieren ir a vivir para allá o en cambio recibir la indemnización que está contemplada en el proyecto Nuevo Domingo Savio.

Al otro lado de la malla ciclónica los no invitados observaban la reunión debajo de carpas, pero no se enteraron de “la buena nueva” de González Cuadra. Mariela Nicasio es de las que está inconforme con el proceso y dice sentirse engañada porque le obligaron a firmar y ahora vive arrimada en casa de una persona que le facilitó una habitación porque le dieron no les alcanzó para comprar otra vivienda.

En el encuentro hubo preguntas con sus respetivas respuestas como la de la inquilina Mily Féliz que preguntó si le tocaría un apartamento aún sin ser propietaria y recibió de respuesta un ¡sí! que les aguó los ojos y le destapó una media sonrisa.

“Para mí era el cheque nos iban entregar, nunca pensé que era casa por casa y de verdad yo me siento muy agradecida, yo le doy mil gracias a Dios, me siento muy bien y agradecida con Dios”, dijo la mujer que tiene 40 años viviendo en La Ciénaga.

Inés Reyes ve bien el anuncio, pero no se quiere emocionarse. “Me pareció bien, yo voy a consultarlo ahora con el hijo mío”.

Otros parecían no creer o entender lo que se explicaba y al final de las informaciones, como Naty Cordero, que lloró de la emoción. “Excelente, muy buena la propuesta, la acepto con mucho gusto, es de alegría que estoy llorando porque me sentí muy”, dijo mientras mostraba sus maltratadas manos fruto de tanto lavar y planchar y hacer otros oficios para hacer la casita donde aún vive.

Jerson Batista, presidente de la junta de Vecinos Vientos del Ozama, estimó que es una decisión del presidente asignar los 220 apartamentos y que analizará junto a los demás miembros de la organización. Aseguró que otros moradores reclamarán y lo harán con razón porque quizás quisieron beneficiarse de un apartamento de los que hoy se ofrece.

“El Presidente está usando como sustento que es por la situación del COVID-19, anteriormente no teníamos esa situación, si lo vemos así es una decisión humana, pero si vemos el proyecto Domingo Savio entonces es una decisión muy injusta porque hay gente que se fue, que no quería dinero, que quería casa y no tuvieron la opción”.

Felix Quiroz, dirigente del Consejo de Organizaciones y de Fe Base Comunitaria de La Ciénaga, considera que la asignación de los apartamentos es una decisión del presidente de la República y prometió discutir el tema con los demás porque se enteró del tema ayer durante la reunión con URBE.

“La gente quiere una nueva opción, nosotros tenemos que pensar de manera colectiva, reunirnos con los demás compañeros y entre todos poder emitir un juicio sobre la propuesta, pero es muy pronto para uno emitir un juicio”.

Jesús Martínez es vocero de la Unión de Junta de vecinos de la Ciénaga y se mostró sorprendido con la reunión porque no se le invitó a pesar de ser representante de una gran cantidad de moradores.

De la primera etapa del proyecto Nuevo Domingo Savio, ya fueron trasladadas 1,500 familias, pero quedan aún en la zona de alto riesgo esas 220 a las que se les hizo la propuesta de si quieren el dinero un apartamento valorado en más de un millón de pesos y con todos los servicios que se requiere para vivir dignamente.

De ser aceptada la propuesta se procederá de inmediato a contactar a cada una de las familias para presentarle formalmente la opción y si aceptan iniciar el proceso de cancelación de la emisión de cheques pendientes por concepto de indemnización.

Las familias que estén de acuerdo deberán firmar un contrato en el que se comprometen a cumplir con el reglamento de convivencia de la Nueva Barquita, con el pago de RD$1,000 de mantenimiento mensual para la recogida de basura, agua y mantenimiento de las áreas comunes, así como respetar el contrato en la parte que establece que no se debe alquilar ni vender la vivienda asignada.



Source link

Dejar respuesta